EMPRENDER EL VIAJE

 

No estoy en casa. Lo sé porqué esta habitación no huele a casa. Lo sé por los gritos y los silencios que escapan de la calle para huir por la ventana hasta aquí dentro. Donde vivo también huyen ruidos. Huyen igual, pero suenan distintos. Es por eso que me voy, y tu también te vas. Huyes del calor del hogar, buscando el momento de incertidumbre al despertar de madrugada, abrir los ojos y encontrarte en una oscuridad distinta. Tus ojos, acostumbrados al inesperado despertar rutinario de cada noche, sospechan que no estás donde crees y entonces recuerdas. Mochila y carretera. O maleta y avión. O Bolsa de deporte y tren. Qué más da, esta no es tu casa. Te fuiste buscando el paraíso, pero sin tener claro si lo hiciste en busca de tu exilio o solo para encontrarlo, volver y contarlo.

Nosotros somos uno más. A veces huimos. A veces nos encanta echaros un cable para encontrar vuestro propio paraíso. Otras veces, incluso, nos gusta acompañaros. Este blog va de eso. De paraísos. De los tuyos y de los míos, que posiblemente no sean los mismos. Al fin y al cabo viajar trata de eso. Y al final, un sueño o una pesadilla incumbe solo al que lo padece. No hay verdades absolutas en los viajes, solo experiencias. Este será nuestro espacio para demostrar y defender estas ideas, un espacio de exposición, contemplación e intercambio. Nuestras experiencias a cambio de vuestras ganas de conocerlas y como trabajo opcional para subir nota, dadnos vuestra opinión, contadnos la vuestra y aprendamos. Apretón de manos y empezamos.

FOTOGRAFIA DE TATHAWIZA